lunes, 1 de septiembre de 2014

VOLVER AL TRABAJO

Es una alegría volver a trabajar y descubrir que la bomba incendiaria con efecto retardado que dejaste en el trabajo no ha funcionado. Eso pasa por comprar en los chinos. También compruebas con decepción que las paredes del edificio son antihumedad porque dejaste todos los grifos abiertos el último día y el edificio sigue en pie. No te explicas porque no ha caido un meteorito o un satélite en tu lugar de trabajo.
Llegan tus compañeros y te saludan todos contentos, lo cual no lo entiendes, ¿les habrá tocado la lotería a todos menos a ti? Y luego siempre está el típico que te dice que este es su ultimo año y que se jubila. Te hierve la sangre porque a ti aún te faltan 30 años para jubilarte. Estás a punto de cometer un asesinato, pero no lo haces porque si lo matas le ahorras al Estado el dinero de la jubilación. 
La verdad tanta alegría y tantos besos el primer día, deberíamos ser como los animales que siempre son sinceros. Por ejemplo si los perros fueran a trabajar no dirían, "ay que alegría de volver a verte."
Pues no esto es lo que dirían los perros al volver al trabajo:
-Oye tú, ¿qué te parece si dejamos las pulgas aquí y que hagan el trabajo por nosotros y nos marchamos a casa?
- Guau, Rufus que buena idea has tenido.   

2 comentarios:

  1. ¿Tantos besos?, ¿a los conocidos o a los nuevos?

    ResponderEliminar
  2. A todo el mundo, la señora de la limpieza también.

    ResponderEliminar